Diseño para la circularidad: FEFCO lanza pautas de reciclabilidad para envases de cartón corrugado


La Federación Europea de Fabricantes de Cartón Corrugado (FEFCO) ha publicado las directivas para el reciclado de embalajes de cartón corrugado destinadas a optimizar la reciclabilidad a través de parámetros de diseño en las cajas y envases

La nueva guía de pautas de reciclabilidad en el diseño de envases de corrugado buscan proporcionar a la industria un conjunto de herramientas prácticas para contribuir al uso óptimo de los recursos naturales y minimizar el impacto ambiental. Las directivas están dirigidas a empresas usuarias de cajas, minoristas y fabricantes de cartón corrugado (más que al público en general), para ayudar en el diseño de envases.

El reciclaje de papel y cartón en la UE es una historia de éxito, ya que más del 83% se recicla de forma eficaz. El embalaje corrugado es un campeón en el uso de papel reciclado para nuevos embalajes, con un 89% de contenido reciclado en promedio.

Además de esta virtud, desde FEFCO destacan que el papel y el cartón corrugado son materiales sostenibles y renovables para el embalaje, la reciclabilidad real de los productos de embalaje está determinada por la composición y el diseño, y la forma en que se recogen, clasifican y presentan los embalajes para su reprocesamiento.

Si bien no están dirigidas al consumidor en general, las pautas enfatizan la importancia de diseños que permitan una fácil separación del laminado (en caso de haberlo) de la plancha de cartón corrugado y que claramente alienten al consumidor a hacer esto antes de colocar el empaque en las corrientes de reciclaje. Como tal, los revestimientos pelables se nombran como la preferencia de la industria, especialmente porque pueden ayudar a reducir la contaminación de los alimentos.

En este sentido, la guía de FEFCO menciona que la adición de plástico a los envases de cartón corrugado tiene un impacto negativo en el reprocesamiento y los márgenes económicos de las empresas. Según el informe, la industria obtendría más ventajas si evita todos los plásticos, incluso las variedades biodegradables. Para ello proporciona la métrica de diseño de mantener el contenido de plástico en un 5% del peso del paquete como máximo, siendo la cantidad preferida un contenido en peso del 3%.

Las pautas reconocen que a veces se usará plástico y sugieren los que tipos son más problemáticos que otros y, por lo tanto, deben evitarse. Esto incluye polímeros con baja resistencia al cizallamiento, que pueden descomponerse en el despulpador y contaminar el producto terminado, o plásticos con la misma densidad que la fibra, ya que aparentemente estos no son separados por hidro-limpiadoras que se utilizan en las fábricas de papel.

También se especifica que la industria de papel preferiría que el material de envases laminados se recolectara por separado y se vendiera como un grado menor a las fábricas con instalaciones especializadas para reprocesarlo de manera efectiva.

Según las directrices, algunos recubrimientos de película añadidos a los envases, como los laminados de una cara o las películas metalizadas, no interfieren tanto con la separación de la fibra según el grado de adhesión, aunque el requisito de separarlos supuestamente puede sumar costes. Sin embargo, advierte que pequeñas partículas metálicas pueden interferir con el equipo utilizado para medir los flujos en las fábricas de papel. En general, añade que, al igual que los plásticos, sería preferible que no ingresen a la corriente de reciclado cartón laminado metalizado o plástico.

En cuanto a los adhesivos, el informe sugiere que la industria favorece los tipos que no plastifican a temperaturas superiores a los 35º C, que es la temperatura típica de la despulpadora. Por lo tanto, se prefieren los adhesivos de fraguado en frío, curable o soluble en agua, en lugar de los adhesivos de fusión en caliente.

Al identificar el impacto de los barnices en el proceso de reciclaje, la guía de FEFCO dice que los barnices UV pueden causar problemas, ya que no siempre se eliminan con las tecnologías convencionales de destintado. Nuevamente, llega al veredicto de que estos materiales deben evitarse. Agrega que los recubrimientos que son solubles en agua generalmente se pueden tratar en fábricas de papel, por lo que son aceptables para la industria.

Según se destaca en el informe los rellenos y aglutinantes, que se agregan al papel y cartón para proporcionar mejores calidades de superficie y mejorar la capacidad de impresión, presentan algunos desafíos, pero son componentes normales del proceso de fabricación de papel, lo que significa que pueden ser tratados por las fábricas de papel.

Se afirma desde FEFCO que la mayoría de las fábricas de papel están configuradas para reprocesar la fibra de celulosa derivada de los árboles. Reconoce que la industria está bajo presión para desarrollar alternativas a las fibras derivadas de árboles, pero que estas alternativas aún requieren investigación para evaluar su idoneidad. Destacando que la industria apoya la investigación para desarrollar tecnologías de barrera alternativas, y que aún no puede juzgar la reciclabilidad de estas tecnologías, en parte debido a consideraciones de propiedad intelectual.

La guía de FEFCO concluye que no es factible ni práctico para la industria evaluar caso por caso la reciclabilidad de los productos de embalaje individuales. En respuesta a este desafío, tiene la intención de que las Pautas de reciclado de envases de cartón corrugado proporcionen parámetros de diseño que, si se cumplen, pueden estandarizar y optimizar la reciclabilidad de los envases de papel en toda la cadena de suministro.

VER: Guía FEFCO de “Reciclabilidad de envases  de cartón corrugado: Diseño para circularidad”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.